Carlos Luquin es experto en patologías de humedades en los edificios. Dirige la empresa MUROTERM, que desde hace 8 años se dedica a eliminar humedades en toda España.  Fabrica su propio equipo de electroósmosis inalámbrica con el que evita el ascenso del agua al edificio acabando con la humedad por capilaridad. Ha instalado el sistema en más de 700 edificios de toda España y México.

HUMEDADES

Las humedades son patologías que afectan a la mayoría de los edificios. No son sólo un problema   estético y es importante eliminarlas de raíz para que no vuelvan a aparecer. Las humedades en las construcciones pueden tener efectos negativos sobre la salud de las personas que habitan el espacio, debilitan la estructura del edificio y disminuyen considerablemente el valor del edificio.

1.  HUMEDADES POR CAPILARIDAD

Las humedades por capilaridad son las que proceden del contacto de la edificación con el terreno húmedo que le rodea, tanto lateral como inferiormente. Pueden ser:

  • Ascendentes: cuand o provienen del terreno en contacto con la solera y/o con la cimentación.
  • Laterales: cuando provienen de las tierras situadas tras un muro de contención.

El origen es la falta de impermeabilización o de barreras antihumedad del edificio, o el deterioro de la misma. Por este motivo el agua que contiene el terreno sube a través de la estructura, provocando el daño en las paredes y el piso. Se manifiestan con mayor frecuencia en la parte inferior de los muros. A medida que el agua asciende por la estructura y se evapora, las sales minerales disueltas en ella van cristalizando y se depositan en la pared, formando el salitre y levantando la pintura.

1.1 PROPUESTAS DE SOLUCIONES HABITUALES A LAS HUMEDADES POR CAPILARIDAD

Cuando un albañil, pintor o técnico en construcción se encuentra con un problema de capilaridad en el edificio, la primera reacción suele ser de cierta impotencia ante el mismo, debida al desconocimiento de cómo afrontar eficazmente su eliminación definitiva y al poco éxito obtenido en intervenciones previas. Generalmente las soluciones que se aplican son parches temporales, y a los pocos meses de realizar la reparación las humedades vuelven a aparecer de nuevo.

Existen dos tipos de soluciones habituales ERRONEAS:

A.- IMPEDIR QUE SALGA LA HUMEDAD DEL INTERIOR DEL MURO

Para ello se utilizan los siguientes métodos:

  • Picar el revestimiento existente de las paredes y, antes de volver a aplicar una nueva capa de yeso, impermeabilizar el soporte mediante pinturas asfálticas, clorocaucho, lámina asfáltica etc.
  • Pintar los revestimientos con pintura altamente impermeable (clorocaucho, esmalte, epoxi etc) antes de aplicar la pintura definitiva.
  • Sustituir la capa de yeso por un mortero hidrófugo.
  • Pintar la superficie del muro con pintura impermeable (plástica, esmalte etc).
  • Revestir el muro hasta una altura determinada con pieza s de cerámica.
  • Realizar un zócalo con laminados plásticos.
  • Revestir la pared con materiales de todo tipo (corcho proyectado, laminas vinílicas etc).

B. IMPEDIR QUE SE VEAN LOS EFECTOS DE LA HUMEDAD EN LOS MUROS.

Los métodos más utilizados son: 

  • Colocar un zócalo de tarima o cualquier otro material sobre la zona afectada, creando una cámara de aire ventilada entre aquella y la pared. Para ventilar la cámara se dejan huecos en la parte baja y alta del revestimiento para que circule el aire.
  • Colocar un panel de PYL (placa de yeso laminado o Pladur) delante del muro afectado. Se colocan rejillas de ventilación en las partes alta y baja del mismo.

Ninguna de estas soluciones es eficaz. Es más, perjudican más que benefician en la mayoría de casos. Cuando se trata de impedir que la humedad salga del muro, lo que realmente hacemos es que la humedad busque nuevos caminos que extienden la humedad a otras partes de la edificación. Al tratar de impedir que se vean los efectos de la humedad en los muros lo que realmente conseguimos es no verla, pero sus efectos nos llevan a una situación peor que la inicial, porque en las cámaras se forman colonias de hongos que no podemos eliminar y que generan olores, suciedad etc.

1.2 SOLUCIONES EFICACES PARA ELIMINAR LAS HUMEDADES POR CAPILARIDAD

La única solución eficaz para eliminar las humedades por capilaridad es quitar el problema de raíz. Ocultar las consecuencias de la humedad no es una solución sino un parche. Hay dos alternativas para quitar las humedades por capilaridad: impermeabilizar la base de los muros mediante INYECCIONES QUIMICAS o impedir el ascenso de la misma mediante ELECTROOSMOSIS. 

  1. INYECCIONES QUÍMICAS

Consisten en realizar una serie de perforaciones cada 10-12 cm en la base del muro afectado, de unos 12 mm de diámetro cada una. A continuación se introduce en ellas una resina de consistencia viscosa formada generalmente por polímeros de base solano y siloxano. El producto se aplica mediante una pistola de inyección (como las utilizadas para el sellado con silicona) que satura toda la red capilar en una franja horizontal en la base del muro, convirtiéndola en una barrera impermeable cuando dicha resina fragua (seca). De esa manera la humedad procedente del terreno y que entra en contacto con la base del muro, se detiene ante dicha barrera. La humedad que con anterioridad al proceso de inyección había ascendido por el interior del muro, seca por evaporación natural. C onviene que, para que se produzca el secado natural de los muros afectados por la humedad, su revestimiento se sanee, sustituyendo el yeso o mortero existente por mortero de cal (TRANSPIRABLE). Transcurridos unos 15-20 días (periodo de secado del mortero de cal) puede pintarse con una pintura también TRANSPIRABLE, “al silicato”, “a la cal” o “al temple”

OBJECIONES AL SISTEMA DE INYECCIONES QUÍMICAS:

  • Es una intervención cara, por requerir mucha mano de obra. 
  • Debilita la estructura de los muros en su base, debido a las perforaciones que se realizan.
  • No soluciona los problemas de humedad existentes en la solera del edificio porque la barrera antihumedad se crea únicamente en la base de los muros pero no bajo el pavimento.
  • No soluciona los problemas de humedades existentes en los muros contraterreno (muros de contención etc) porque la humedad capilar accede horizontalmente a la cara interior de los mismos por encima de la línea de inyección química al crearse ésta en la base del muro, en cuyo caso dicha barrera es totalmente ineficaz al penetrar la humedad por encima de dicha línea
  1. ELECTROÓSMOSIS

La electroósmosis es un fenómeno que consiste en el movimiento de un líquido bajo la influencia de un campo eléctrico a través de una membrana porosa. Existen tres tipos: Activa, Pasiva e Inalámbrica.

2.1 ELECTROÓMOSIS ACTIVA

Requiere la introducción de pares de electrodos en los muros (uno sobre la zona húmeda y el otro en la base del muro), cada “x” metros (varios en función del cálculo) conectados a una fuente eléctrica. Es un sistema que, aunque inicialmente tuvo éxito, se utiliza pocos en la actualidad porque implica obra, se oxidan los electrodos perdiendo eficacia, hay que ocultar el cableado etc… y ha quedado obsoleto debido a la aparición de un nuevo sistema; la electroósmosis inalámbrica.

2.2 ELECTROOSMOSIS PASIVA

Requiere el alojamiento en la base de los muros perimetrales de la edificación (formando un anillo cerrado) de un alambre de cobre, con sus extensiones correspondientes en distintos puntos del muro y su conexión a tierra. Se usa cada vez menos porque requiere mucha obra (cajeado perimetral de los muros del edificio en su base y posterior tapado) y ha sido superado, como la activa, por la electroósmosis inalámbrica.

2.3 ELECTROÓSMOSIS INALÁMBRICA

Este sistema es el más avanzado y sencillo de los existentes en el mercado superando a todos ellos en eficacia, potencia y economía de instalación. Está desarrollado en Europa y se ha aplicado con excelentes resultados desde hace más de 20 años. Su objetivo es eliminar el ascenso del agua al edificio mediante la emisión de ondas electromagnéticas de diferentes frecuencias.

El sistema de electroósmosi s inalámbrica MUROTERM MTH-300 consiste en un aparato electrónico conectado a una base de enchufe schuko con toma de tierra. Tanto muros como suelos en contacto con el terreno tienen una carga eléctrica negativa (-) y cuando son sometidos a las radiaciones electromagnéticas con unas características específicas cambian de polaridad y se “cargan” positivamente (+). Los muros y suelos así polarizados (+) repelen a la molécula de agua que se encuentra en el terreno en contacto con ellos, al estar dicha molécula de agua cargada también positivamente (+) debida a las sales que lleva disueltas. Dos fuerzas eléctricas del mismo signo (+) se repelen. De esta manera se evita definitivamente que la humedad del terreno vuelva a entrar en la edificación, creándose una barrera entre terreno y construcción.

Una vez que se ha detenido el aporte de humedad a la edificación desde el terreno, mediante la instalación del dispositivo de electroósmosis inalámbrica MUROTERM MTH-300, conviene facilitar el secado de los muros y suelos afectados por ella. El proceso de secado definitivo es a veces lento y muy difícil si no se realizan simultáneamente obras de saneado en los revestimientos de los muros afectados favoreciendo que éste respire y seque porque, la mayor parte de las veces, para tratar de “solucionar” la humedad existente, se han utilizado sistemas de impermeabilización que en vez de solucionar el problema lo han agravado.

OBJECIONES AL SISTEMA DE ELECTROOSMOSIS INALAMBRICA: 

  • Es el sistema más reconocido y valorado entre arquitectos y técnicos bien informados. 
  • Hay opiniones en Internet, generalmente procedentes de empresas que utilizan exclusivamente para la eliminación de humedades las inyecciones químicas, que valoran muy negativamente el sistema. Son opiniones sin base alguna, pero que se pueden “entender”, dado que la electroósmosis inalámbrica supera en eficacia, economía y sencillez a todos los demás sistemas del mercado, y está llamada a sustituirlos en un breve período de tiempo, el necesario para que las personas afectadas por el problema de la capilaridad conozcan su existencia.
  • Hay también quien dice que el sistema de electroósmosis inalámbrica es perjudicial para la salud. Se trata también de una afirmación cuyo origen es el mismo, es decir las empresas que utilizan otros sistemas para la eliminación de humedades. Cabe decir al respecto que nuestra empresa MUROTERM SL posee el Certificado de que nuestro aparato MUROTERM MTH-300 CUMPLE con laRECOMENDCION EUROPEA 1995/519/CE, sobre exposición de las personas a la Emisión  Electromagnética

 

SISTEMA MUROTERM

Muroterm elimina la humedad por capilaridad con un sistema que se ha demostrado eficaz al 100 % eliminando esta patología. El dispositivo que fabrica en España se llama MUROTERM MTH-300.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

MUROTERM MTH-300
Dimensiones63 mm x 120 mm x 43 mm
Peso300 gr.
Alimentación eléctrica127-230 V 50/60 Hz / 1,5 W 
Tensiones internas+15 VDC y 5VDC 
Potencia de emisión38mW (RF) 
Frecuenciacon modulación compleja de amplitud
Radio de acción16 m. de radio 
Consumo2,8w/h
País de fabricaciónEspaña

 

ÁREA DE ACTUACIÓN

Desde el  punto de colocación, el aparato emite ondas con un radio de acción de 16 metros (abarca un círculo de diámetro 32m) y es independiente del espesor de los muros. No obstante, los muros de mayor espesor tardarán más en secar que los más delgados. Con un solo aparato de electroósmosis inalámbrica MUROTERM MTH-300 secamos todas las humedades existentes en un edificio debidas a la capilaridad dentro de un círculo de diámetro 32 m con centro en el aparato. En áreas superiores a su radio de acción  habría que colocar más de un aparato.

CONSUMO

Nuestro aparato de electroósmosis inalámbrica MUROTERM MTH-300 es un aparato de bajísimo consumo, sólo 2,8w/h. Al año no gasta más de 10€.

REQUISITOS TÉCNICOS

Sólo necesitamos dos requisitos técnicos para que el sistema sea eficaz:

  1. Toma de tierra: 

El  enchufe en el que se coloque el dispositivo Muroterm MTH-300 debe tener toma de tierra con un valor inferior a 30 Ohmios. Es necesaria para derivar a tierra la parte negativa de las ondas electromagnéticas.

  1. Sanear los muros: 

La humedad que el muro ha adquirido del terreno debe “secar”. Para ello debemos facilitarlo saneando el muro como veremos más adelante.

GARANTÍA

 Ofrecemos dos garantías:

  1. Garantía de sustitución o reparación: 

Durante un período de 30 años el aparato está cubierto para cualquier defecto de fabricación o avería de funcionamiento del mismo. Se excluirá de esta garantía si se aprecia deterioro del mismo por maltrato o mal uso, manipulación, violación de precinto o desconexión temporal del mismo durante más de tres meses.

  1. Garantía de devolución: 

El comprador podrá desistir de la compra del aparato en el plazo de un año desde la fecha de instalación si las humedades por capilaridad no se eliminan. En este caso se devuelve el 100 % del importe del aparato siempre que el aparato no sufra ninguna de las alteraciones descritas en el párrafo anterior. Son requisitos imprescindibles realizar el saneado de los muros, tener toma de tierra y que un técnico de Muroterm haya visitado el edificio. 

Estas garantías no cubren robo ni pérdida del aparato.

CERTIFICADOS EUROPEOS

El dispositivo ha cumplido los requisitos para obtener los siguientes Certificados Europeos:

  • Certificado Europeo de Compatibilidad Electromagnética.
  • Certificado Europeo sobre exposición de las personas a las radiaciones electromagnéticas.
  • Certificado Europeo de seguridad eléctrica.

   

4. CÓMO SANEAR LOS MUROS AFECTADOS UNA VEZ INSTALADO EL SISTEMA

Como ya expusimos en el punto 2, es muy habitual encontrar en las edificaciones que padecen humedades por capilaridad, “soluciones” que no son tales. Esas “soluciones” la mayor parte de las veces se aplican por desconocimiento o mal asesoramiento profesional y consisten en impedir que las humedades afloren al interior de la edificación o bien en ocultarlas.

Ninguna de estas “soluciones” son tales. En el caso de aplicar revestimientos impermeables, la humedad tiene dificultad para salir a la superficie y “busca” otros caminos alcanzando cotas más altas en el interior del muro, con lo que se agrava el problema. En el caso de los revestimientos con cámara de aire, la humedad sigue saliendo al ambiente, descompone la superficie del muro oculta por el panel correspondiente que es además inaccesible y no se puede sanear y en la mayor parte de los casos genera olores, además de hongos perjudiciales para la salud e imposibles de eliminar.

Si queremos que el proceso de secado se produzca y no se ralentice o paralice deberemos “sanear” los muros.

Cómo hacerlo:

  1. Cuando existen revestimientos impermeables como pinturas plásticas, asfálticas, morteros hidrófugos, láminas impermeables, etc, conviene proceder a su eliminación. Para ello:
  • Picar la superficie afectada,  incluido el enfoscado soporte, hasta 30 cm por encima de la línea más alta de humedad localizada, hasta descubrir la base del muro: ladrillo, bloque, piedra o cualquier otro material soporte.
  • Aplicar a continuación un neutralizador de sales sobre la superficie desnuda del muro.
  • Enfoscar con mortero de cal (elemento transpirable que deja “secar” al muro).
  • Enlucir con mortero de cal, grano fino, si se quiere dar una terminación lisa a la superficie del muro.
  • Pintar, transcurridos 15-20 días de la aplicación del mortero de cal, con una pintura transpirable (pintura “al silicato,” ó  “a la cal”).

B) Cuando se trata de zócalos de cerámica, aplacados de mármol, de piedra etc, lo mejor es levantarlos y seguir el procedimiento del apartado anterior. En caso de que dichos revestimientos se encuentren muy bien anclados al soporte y siempre que por la otra cara  del muro pueda “salir” la humedad (porque se ha saneado y revestido con elementos transpirables) puede omitirse su eliminación, asumiendo que el proceso de secado será más lento.

C) En el caso de placas con cámara de aire, zócalo o tabla roca, lo mejor es eliminarlas y proceder en la superficie del muro según lo indicado en el apartado A. Puede haber casos en los que la eliminación de la tabla roca suponga un costo excesivo, que no se puede o quiere asumir, En este caso debe potenciarse el secado de los muros mediante la colocación temporal de un deshumidificador (en invierno), y en verano favoreciendo mucho la ventilación. Una vez secos los muros, proceder a eliminar las rejillas de ventilación practicadas inicialmente en las placas.

 QUÉ OCURRE SI NO SANEAMOS LOS MUROS AFECTADOS

Si no procedemos al saneado de las zonas afectadas por las humedades en los muros puede ocurrir una de estas tres posibilidades:

  1. Que vayan desapareciendo sin más las humedades en los muros. En este caso, probablemente debido a que los elementos de revestimiento de los muros no contiene ningún elemento impermeable, sino que el muro “respira”, nos limitaremos a, una vez secos, a proceder en función del estado de la superficie a realizar la reparación superficial de las zonas que presenten algún desperfecto.
  2. Que el proceso de secado sea muy lento. En este caso habrá que ver el tipo de revestimiento del muro. Puede ocurrir que haya zonas en las que se “repararon” las humedades con un mortero hidrófugo, que puede tener un grado mínimo de transpiración, por ello el secado es muy lento. Si la superficie del muro presenta buen aspecto y no se producen desconchones de la pintura, puede optarse por esperar, sabiendo que el proceso durará más tiempo.
  3. Que se formen bolsas de humedad en la superficie de la pared y/o el grado de humedad no disminuya. Podemos estar ante el caso de que la humedad existente en el interior del muro no pueda salir al exterior al no poder atravesar una capa impermeable (pintura plástica, revestimiento etc) que lo impide. Es como tratar de secar agua en el interior de una botella. También puede ocurrir que el tendido de yeso que recubre la superficie del muro puede contener sales arrastradas por la humedad ascendente y que, al tener estas una gran capacidad de retener la humedad (de hecho las sales se utilizan como deshumidificadores), no sólo impiden que la humedad abandone el yeso, sino que pueden incluso aumentar el grado de humedad del muro al absorber la humedad del ambiente. En este caso, es absolutamente necesario realizar el saneado de los muros para que el secado definitivo del muro se produzca.

5. HUMEDADES Que no elimina el dispositivo

Existen otras humedades con las mismas manifestaciones que las de capilaridad descrita pero cuyo origen no es el contacto de la edificación con el terreno húmedo y no pueden eliminarse con el sistema de electroósmosis inalámbrica MUROTERM MTH300. Son las procedentes de:

  1. Un forjado sanitario (forjado de planta baja sobre cámara de aire). Si la cámara de aire se encuentra sin ventilar se originan unas condensaciones que se forman en la cara inferior del forjado y provocan por contacto de éste con los muros situados sobre él (muros de distribución o cerramiento) unas humedades similares a las de capilaridad (procedentes del terreno).
  1. Una filtración bajo el pavimento producida por:
  • Fuga en la red de fontanería (codos, encuentros etc)
  • Fuga en la red de saneamiento menor (recorrido desde los distintos aparatos sanitarios a la red de saneamiento etc).
  • Inundación de cualquier tipo, generalmente por desborde de algún aparato en el interior de la vivienda o fugas de agua en encuentro entre platos de ducha y muros etc.
  • Un rebose en una raqueta en el interior de la vivienda provocado por un atasco o por un exceso de afluencia a la misma (mayor aporte de aguas que capacidad de desagüe).
  1. Una filtración lateral desde las aceras perimetrales de la edificación del agua de lluvia o de riego que, atravesando el pavimento, discurre sobre la solera base hasta encontrar al muro de fachada, sobre el que incide, provocando la ascensión de humedad por él.

Todos estos casos descritos en los que cualquier sistema de electroósmosis inalámbrica es ineficaz, debe resolverse eliminando la causa que los originó, es decir,

  • En el caso de un forjado sanitario sin ventilar, la solución es ventilar la cámara de aire.
  • En el caso de las filtraciones en el interior de la vivienda, la solución es reparar la causa de las mismas (reparar fugas, dimensionar y limpiar las raquetas etc).
  • En el caso de la filtración desde las aceras perimetrales o terrazas, la solución es establecer una impermeabilización perimetral del encuentro entre pavimento exterior y fachadas, impermeabilización que debería realizarse bajo el pavimento de la terraza en horizontal y sobre el arranque de la fachada en vertical, en un ancho y alto suficientes.

Tampoco es eficaz contra las humedades por condensación o filtraciones.

Si quieres tener más información sobre el sistema puedes encontrarla en www.muroterm.com